Blogia
misteriosdebaleares

El submarino hundido en Tagomago podría ser el alemán U-602

Los expertos creen que hay «un 90 por ciento de posibilidades» de que se trate del sumergible nazi desaparecido en abril de 1943. Los cadáveres de sus 48 tripulantes se encontrarían todavía en el interior

Pere Vilàs, Luc Fuster y Christophe Ubbelohde / Juan A. Riera




Eivissa Joan Lluís Ferrer
El submarino de la armada alemana U-602, del que dejó de tenerse noticias el 20 de abril de 1943, en plena II Guerra Mundial, cuando navegaba «al norte de Orán» y que iba ocupado por 47 tripulantes además del comandante, podría ser la embarcación descubierta recientemente a una milla de distancia del islote de Tagomago.
Según explicaron ayer a este periódico los integrantes del equipo que está intentando acceder al pecio para identificarlo, fotografiarlo y documentarlo, «existe un 90 por ciento de posibilidades de que sea el U-602», un submarino del tipo VII-C, modelo habitual de este tipo de sumergibles de la armada nazi durante la II Guerra Mundial.
Tan elevado grado de seguridad es producto de la observación visual directa efectuada por uno de los miembros del equipo, Luc Fuster Ferrer, quien en el año 2000, siguiendo referencias imprecisas y guiándose por un libro que novelaba el hundimiendo de este submarino, encontró el sumergible a casi 90 metros de profundidad. «Estaba muy bien conservado, sobre un fondo estable, ligeramente inclinado con la proa hacia arriba. Numerosas redes de pesqueros estaban enganchadas sobre la estructura», relató Fuster a este periódico.
Sobre la cubierta de lo que parecía el U-602 se apreciaba claramente el cañón antiaéreo que este tipo de submarinos llevaba instalado, añadió este buceador de la escuela H2O, así como su torreta. La popa, en cambio, estaba oculta y ello impidió determinar entonces con absoluta seguridad que se tratara de este ejemplar de submarino.


48 cadáveres en su interior


El equipo compuesto por los buceadores Christophe Ubbelohde y Luc Fuster, así como por el investigador Pere Vilàs, sostienen que los tripulantes de la embarcación no pudieron abandonarla en el momento del hundimiento, sino que sus cadáveres deben permanecer todavía en su interior.
El libro francés publicado en 1975 que desató la leyenda del submarino hundido en Eivissa aseguraba que todos sus tripulantes se habían salvado y habían permanecido durante semanas en el islote de Tagomago, ayudados por los pescadores de la zona. «Pero eso es imposible, porque no puede ser que en 1943 desembarcaran 48 individuos sobre el islote de Tagomago, donde entonces había dos fareros, y con el control militar que había todo esto pasara desapercibido y nadie supiera nada. No puede ser», sentencia Pere Vilàs, quien considera que todos ellos están muertos dentro del submarino. «Mientras no se demuestre lo contrario, están ahí», añade.
De confirmarse que se trata del U-602 quedarían descartadas las hipótesis que se habían barajado también hasta ahora, y que apuntaban a submarinos italianos o españoles, que junto a los alemanes eran los únicos que navegaban por las aguas pitiusas en aquella época.
El diario sensacionalista Bild publicó el 8 de abril una escueta nota en la que aseguraba que el submarino de Eivissa era el U-602.


Diario de Ibiza, 19 de mayo de 2005.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres